4. Las Máscaras de la Personalidad

 

Aun en el Sermón de la Montaña el Maestro volvió a hablar sobre las máscaras y nada de esto está relatado en la Biblia.

 

“... Estáis todos vueltos hacia vuestras vidas, del día a día. No sois de verdad aquello que sois; no pasáis de falsas proyecciones de vosotros mismos. Vivís un mundo de ilusión y mentira. Sois ciegos que no veis la dimensión de la ceguera que os toca. No sois sinceros para con vosotros mismos. Vivís en el día a día las máscaras que asumís y con ellas os presentáis.

Creéis que sois aquello que hacéis y lo que asumís en la vida, pero en verdad eso nada tiene que ver con aquello que es vuestro ser real. Vosotros estáis hechos a imagen de Dios Padre. Dios es Padre-Madre y por eso os hizo a Su Imagen, de acuerdo a Su Semejanza, macho y hembra os creó. Vuelvo a deciros que vosotros sois a imagen de Dios, Su reflejo. Apenas tenéis que despertar del marasmo en que caísteis y asumir vuestra verdadera identidad de Hijos de Dios. El PADRE-MADRE vive en vosotros y vosotros tenéis que vivir en ÉL.

Volveros hacia Dios y buscad el Camino de la virtud, pues el Padre os dijo a través de Salomón, conforme al Libro de los Proverbios*, que si vuestro corazón fuese sabio, se alegrará Su Santísimo Corazón. Buscad ser sabios y dirigiros al camino de vuestro Corazón.

Hijitos buscad la verdadera personalidad de la Luz que está en vosotros.

Vosotros no sois el individuo que juzgáis ser, no tenéis el nombre que os dieron, sois Hijos de Dios, Luz de Luz. Vuestro nombre es Luz. Todo lo demás es pura ilusión. No sois marido y esposa, no sois padre e hijo, no sois madre e hijos, no sois hermano y hermana. Sois todos y apenas Un Solo Ser Real, el ÚNICO. PADRE en expresión. Recordaros de esto permanentemente... “

 


* Porv. 23